Elena Escudero

Os cuento un poco mi experiencia: yo decidí hacerme los análisis de Medisynx porque desde siempre había tenido problemas con la comida, problemas intestinales, en el sentido de que las cosas no me sentaban bien. Había muchas veces que la comida no me sentaba bien desde pequeña, pero lo iba llevando.

Ya con más edad me hice vegetariana y al hacerlo, me di cuenta que en lugar de sentirme cada vez mejor, me di cuenta que me estaba sintiendo cada vez peor. Fue como si me diera cuenta que había algo que yo estaba comiendo que no me sentaba bien. Porque la comida que yo hacía era muy sana y siendo tan sana, bueno… no podía ser.

Entonces fue cuando decidí hacerme los análisis, que los conocía de Carol, de hacía años. Y la verdad que después de hacerlos, primero es un impacto importante, porque al analizar tantos alimentos y tener que quitarte unos cuantos de uso habitual (como podía ser en mi caso el trigo, la leche de vaca o el perejil) que uno dice “esto está por todas partes, ¿cómo me lo quito?”. Una vez empiezas a hacerlo en serio (la verdad que yo fui muy estricta y empecé a hacerlo desde el primer día, sin saltármelo) en muy poco tiempo notas un cambio espectacular.

Yo había llegado a un punto en el cual con la dieta vegetariana me sentía siempre muy cansada, cada vez tenía más alergias (tanto a pólenes como a comidas o medicamentos), tenía muchos problemas digestivos: comía un plato pequeño de comida y estaba haciendo la digestión toda la tarde, cada vez comía menos y sin embargo engordaba más, lo que estaba era hinchada. Sin que fueran problemas muy graves de salud, yo veía que algo estaba funcionando mal.

Después de hacerme los análisis fue cuando de repente tuve un cambio muy grande. En apenas un mes había perdido toda la hinchazón, se me habían deshinchado las piernas, se me había deshinchado la tripa (yo siempre tenía una tripa exageradamente hinchada) y se me había deshinchado, digería súper rápido la comida, tenía hambre (porque claro: la comida me caía súper rápido, yo estaba acostumbrada a comer platos pequeños y enseguida tenía que volver a comer porque tenía hambre).

Hacer la dieta es un poco complicado cuando a lo mejor tienes que comer alguna cosa que tiene muchos ingredientes, y no sabes lo que lleva. Pero desde luego el resultado es fantástico a nivel de salud, yo he recuperado la energía que me sentía cansadísima, tenía un problema que me he quitado. Luego notas que te mejora la salud en general, yo tenía muchos dolores de cabeza que se me han quitado, siempre que hacía alguna actividad física tenía muchas agujetas (y yo hacía actividad física habitualmente, todas las semanas) y de repente dejé de tenerlas y me di cuenta que las agujetas estaban provocadas por las propias toxinas que tenía en el cuerpo, y no que eran algo natural. Es ver cómo muchas cosas de mi vida han cambiado y mi salud ha mejorado notablemente. Yo también tenía muchas contracturas en la espalda que ya no las tengo. Es como si de repente toda tu salud mejora y dejas de tener problemas que creías que eran normales y que siempre iban a estar ah